martes, 22 de marzo de 2011

Práctica Zen solitaria. Kaisan Koro

Del blog de Kaisan Koro (http://onematzendo.blogspot.com/), enseñante zen americano de la linea china Linchi (jap. Rinzai).

Traducción y fotografía: Roberto Poveda

_____________________________________

Práctica Zen solitaria
Kaisan Koro
 

Muchas personas me han preguntado acerca de los métodos de la práctica en solitario. La mayoría de ellos han experimentado zen desde la perspectiva de la práctica en grupo, con los maestros que promueven la práctica en grupo como el único camino viable para la práctica zen. Aunque este es un perpetuado error común, la práctica del zen es fundamentalmente una práctica solitaria. Basta recordar que el fundador del zen, Bodhidharma (ca. 440 a 528) practicó solo durante nueve años en su cueva, en el monte Song, cerca del monasterio de Shaolin, para entender el zen como una práctica solitaria.

El zen no se convirtió en una práctica de grupo organizada hasta la época de Daoxin (En jap. Doshin, 580-651), al que se le ha concedido el título honorífico de Cuarto Patriarca zen). Daoxin fue el primer maestro zen que intencionalmente desarrolló una comunidad intencional de práctica del zen (ca. 630) que con el tiempo daría lugar a que el zen fuera aceptado y adoptado por la corriente principal del budismo chino y en última instancia a que el zen fuese aceptado como una forma ortodoxa del budismo. Durante los cien o más años entre Bodhidharma y la fundación de la comunidad de Daoxin, el zen se mantuvo como práctica de individuos dispersos y pequeños grupos de ascetas errantes.

Desde entonces, el desarrollo predominante de las escuelas y monasterios zen ha llevado a que la práctica del zen se correlacione con la práctica en grupo organizado. Sin embargo, la costumbre de la práctica del zen independiente y solitario ha continuado como una tradición ininterrumpida hasta nuestros días. Debido a la popularidad del zen, es probable que los practicantes no afiliados y/o individuales sea igual o superior al número de practicantes organizados en grupo. Además, los practicantes del grupo son animados a mantener en el "hogar" la práctica, por lo que la práctica de meditación solitaria en casa es la forma preeminente de la práctica zen. Con la posible excepción de una práctica puramente monástica (donde las personas casi siempre practican juntos), la práctica en grupo debe ser vista sobre todo como una forma de entrenamiento que debe aplicarse a nuestra práctica solitaria. Así como vamos a la escuela para aprender métodos y desarrollar habilidades que se aplican a nuestras carreras, los métodos y habilidades que se desarrollan en la práctica en grupo son fundamentalmente formación para llevar con nosotros y aplicar a nuestra vida cotidiana.

Es más allá del zendo y lejos de nuestros maestros y sangha que debemos aprender a aplicar lo que hemos aprendido "en la escuela." Pensar que la práctica del zen es sólo lo que haces en el zendo, o en un retiro, es pensar que lo que tu aprendiste en la escuela sólo es útil mientras estas en la escuela.

8 comentarios :

  1. Qué hermosa fotografía, Roberto.

    Anduve silencioso, espero que todo vaya bien. ¿Cómo están tus rodillas?

    ResponderEliminar
  2. ¿Las rodillas? bien, gracias. Silenciosas también.

    ResponderEliminar
  3. Todo sirve, tanto en la escuela como en solitario.Solamente hay que ponerle empeño y disciplina.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Una reflexión muy interesante.
    Tal vez la insistencia por parte de ciertos grupos de que el zen quede pegado a la sangha tenga que ver con intereses (económicos, doctrinales) que no son propios del zen. En todo caso, como bien señala Kaisan Koro, a excepción de las comunidades monásticas, en el resto de los casos la práctica grupal puede servir como entrenamiento, tal vez incluso como sostén de la práctica solitaria. Porque es cierto que, para los que somos principiantes en esto, puede venirnos bien mantener, sostener, sopesar la práctica personal con el contacto eventual de la experiencia de otros meditantes más avisados.
    Un abrazo, gracias por la traducción.

    ResponderEliminar
  5. Si, evidentemente los retiros son útiles, pues ayudan a profundizar en nuestro zazen. Pero solo si nos lo permitimos a nosotros mismos y los aprovechamos para volver la mirada hacia dentro, hacia la profundidad insondable de nuestro zazen, no hacia lo que hacen o dejan de hacer los otros. Si nos comparamos con los demás, nos estamos comparando tan solo con formas de nuestra mente, estamos alimentando nuestra mente, nuestras ideas de bien y mal, correcto e incorrecto, etc. Así desvirtuamos, matamos zazen, convirtiéndolo en la imitación de una forma exterior, sin vida.

    En el zen no hay "principiantes" y "meditadores avisados". Quien lleva un año o lleva 30 debe abordarlo y seguir abordándolo con igual frescura, permitiendo a la vastedad a la que nos abre zazen brotar cada vez de nuevo, fresca como el agua recién nacida de un manatial.

    ResponderEliminar
  6. Roberto, me parece muy acertada tu reflexión: "Si nos comparamos con los demás, nos estamos comparando tan solo con formas de nuestra mente".
    En cuanto a lo de "principiante", lo decía haciendo alusión al célebre texto de (Shunryu) Suzuki.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. He practicado zazen varios años yendo al zendo y en mi propia casa. Una "discución", con el monje donde prácticabamos y cantábamos sutras, me ha impedido volver a la práctica grupal. La práctica solitaria en casa sin la referencia de la sangha , se me hace dificil ... pero no puedo remediarlo. Vivo en un lugar donde no existe otra posibilidad de agruparme para dicho fin. Me interesa comentarlo.

    ResponderEliminar
  8. La práctica junto a otros frecuentemente es alentadora, que duda cabe (aunque tambien otras veces puede ser desalentadora)... siempre y cuando no sirva para incrementar nuestra ignorancia con la ignorancia de otros, con los fantasmas derivados de lo grupal.

    En última instancia se practica siempre solos, incluso aunque practiquemos junto a cien practicantes más. Solo quien no practica imitando a los demas sino que atraviesa la puerta estrecha y arida de este practicar solo, por si mismo, sin apoyarse en nada ni en nadie, se le abre finalmente el que su practica abarque el universo entero.

    (a el beduino) No había visto tu comentario hasta hoy. Si, como dices, deseas comentar sobre esto te recomiendo que lo hagas en la entrada más actual - por el momento (16/7/2011), en ella hablo un poco de esto... o si así lo prefieres puedes escribirme al correo que figura en el blog.

    ResponderEliminar

Si deseas dejar un comentario, has de tener una cuenta en Wordpress, Google, OpenId, Blogger o cualquier otro sitio de autentificación de usuarios.
Gracias por tu visita y por tu comentario.